Ansiedad — El blog de Mae

Su marido solía volver a casa del trabajo sobre las 18:00 horas. Aquella tarde, el reloj marcaba las 18:15 y aún no había llegado. A las 18:30 decidió llamarle por teléfono, pero no respondió. Era muy extraño que se retrasara y que no enviara ni siquiera un mensaje para avisar de su demora. A las […]

a través de Ansiedad — El blog de Mae

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s